El fondo COVID-19 del Instituto de Salud Carlos III (ISCIII) concede un proyecto al Barcelona Supercomputing Center (BSC), liderado por Víctor Guallar, con colaboración de Nostrum Biodiscovery (NBD) y del grupo Medical Chemistry and Synthesis, liderado por Amadeu LLebaria, del Instituto de Química Avanzada de Cataluña (IQAC-CSIC), para el desarrollo de terapias innovadoras y nuevas moléculas antivirales frente al SARS-CoV-2. Ya son 15 las investigaciones respaldadas por este instrumento puesto en marcha para hacer frente al nuevo coronavirus, SARS-CoV-2, y la enfermedad COVID-19.

En este caso, se trata de un proyecto basado en la supercomputación, que agilizaría la difícil tarea de encontrar un fármaco que sirva para diversos coronavirus. Es esencial diseñar antivirales capaces de inhibir, a la vez, diversos coronaviruses, introduciendo así una serie de moléculas que puedan actuar como primera línea de choque en mutaciones de SARS-CoV-2 y en las pandemia venideras. Para ello es imprescindible localizar dianas con alta similitud, bien caracterizadas estructuralmente, y realizar un cribado virtual de millones de compuestos, tarea que es solo posible con el uso masivo de supercomputación.

“Con este objetivo, hemos formado un equipo con amplia experiencia en desarrollo y aplicación masiva de software en estudios farmacológicos, así como en síntesis química y química médica”, explica el Dr. Guallar. Los compuestos seleccionados y sintetizados se probarán en diferentes proyectos ya en marcha (a los que cederemos las moléculas): el consorcio Grifols-Irsicaixa y el centro nacional sincrotrón del reino unido, Diamond.

Con estos 15 proyectos, el Fondo COVID-19, que gestiona el ISCIII, ha destinado 5 millones de euros a impulsar proyectos y programas que tengan como objetivo generar conocimiento sobre el SARS-CoV-2 y buscar soluciones a corto plazo que mejoren la vida de los pacientes y el trabajo de los profesionales sanitarios e investigadores.

 

IQAC-CSIC Comunicación